GATO POR LIEBRE
febrero 5, 2017
AJ Linn (45 articles)
Share

GATO POR LIEBRE

 

En el mundillo del vino se dan un sinfín de oportunidades para aprovecharse de esos coleccionistas multimillonarios que suelen disponer de más dinero que sentido común y conocimiento de la materia. Cuesta simpatizar con ese sector cuando los ‘vinos legendarios’ que adquieren resultan ser imitaciones. El rey de los estafadores de vino, Rudy Kurniawan, llegó a vender en una sola subasta en Estados Unidos 40 millones de dólares en vinos ‘viejos’ cuyo costo real no pudo ser por encima de los 200.000 dólares, más que nada por haber sido cada botella ‘fabricada’ en su propia casa. Le cayeron diez años de cárcel por ello.

 

Estén atentos, porque existen otros modos de defraudar al consumidor más modesto.

 

El día de diciembre 2012 en que el viticultor y bodeguero Ginafranco Soldera abrió la puerta de su bodega de Montalcino, en la Toscana italiana, resultó ser el peor de su vida. Más de 62.000 litros de Brunello, fruto de cinco cosechas, estaban por los suelos, literalmente. Alguien había abierto los grifos de los tanques y barricas con la intención de vaciarlas.

 

Cuatro años antes, Soldera había denunciado a varios de sus colegas bodegueros por mezclar uvas procedentes de otras comarcas italianas con las de la obligada 100% Sangiovese de la región. La revancha había tardado cuatro años en llegar.

 

No hace mucho tiempo era una práctica habitual diluir los vinos de Jerez y de Oporto con agua o con zumo de frutas. En Austria en la década de 1980 fue destapada una práctica fraudulenta que consistía en mezclar vino con anticongelantes. Nadie murió, pero como consecuencia de aquello los controles implantados por las autoridades garantizan que hoy día los vinos austriacos son los más controlados, y puros, del mundo.

 

La empresa bodeguera más conocida de Borgoña, Georges DuBoeuf, fue condenada en 2006 por un juzgado francés a pagar €30.000 de multa por adulterar su mejor Beaujolais Cru con vino corriente de Beaujolais-Villages. El encargado de la bodega ingresó en la cárcel, pero la más castigada fue la propia región, cuya reputación ha tardado una década en recuperarse.

 

Se mire por donde se mire, la industria del vino es muy vulnerable, tanto en los niveles más altos, como los victimas de Kurwanian, hasta el humilde ciudadano holandés, amante de vino, a quien le dan gato por liebre cuando paga ocho euros por una botella de …

 

 

 

 

Comparte esto:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
AJ Linn

AJ Linn

AJ Linn se estableció en España hace más de 40 años tras una abreviada carrera en Inglaterra vinculada entre otras cosas con la importación de vinos. Ha vivido en El Puerto de Santa María y Cádiz, ahora Marbella, y durante las ultimas décadas se ha dedicado a varios negocios, hasta que actualmente se limita a escribir sobre vino, gastronomía, flamenco y el estilo de vida español. Aparte de su columna semanal en el Diario Sur, sus artículos se publican con regularidad en medios de habla inglesa, tanto en España como en el extranjero.

Comments

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *