Parece fácil, pero no lo es
marzo 30, 2017
Paloma Almansa Méndez (79 articles)
Share

Parece fácil, pero no lo es

Desde hace unos 12 años mantengo contacto permanente con las tradiciones, la cultura y la gastronomía italiana.

A simple vista hacer un plato de  pasta  (parece) fácil, pero claro lo que  a veces comemos en España no tiene nada que ver con lo que se hace en Italia. Un claro ejemplo de esto es lo que sucede con los Spaguetti Carbonara. Para mí, española de nacimiento, eran con nata y nada más lejos de la realidad. En verdad, se hacen con huevo y es uno de los mejores y más complicados platos de la gastronomía italiana

Hacer un plato de pasta como Dios manda no es tan fácil como parece. ¿Sabes hacer  pasta al dente? ¿Que no se pase? ¿Le añades aceite al agua? ¿O tal vez una pastilla de avecrem? O… ¿sabes cuando debes echar la sal?

Si un italiano te ve echando la sal antes de que el agua hierva morirá de infarto y no te digo nada si al agua le añades aceite, aunque si en un acto de rebeldía y para que le dé sabor eres más de los que meten una pastillita de avecrem, ahí no, por ahí  sí que no pasan… ahí ya te lo has cargado definitivamente.

Hacer un buen plato de pata es tan fácil y a la vez tan complicado que hoy quiero dejar unos cuantos consejos que harán que tus platos mejoren una barbaridad. Todos estos consejos los puedes encontrar en gastronewsonline.com

1.- Agua abundante.

La pasta debe hervir en un recipiente donde tenga agua abundante, pero claro no hay que pasarse tampoco. Por eso, existe una pequeña regla que es muy fácil y que te ayudará: 1 litro de agua por cada 100 gramos.

2.- Sal y sólo sal

En España tenemos la costumbre de echarle al agua hirviendo un chorreón de aceite: NO, NUNCA y  JAMÁS, disculpad que sea tan intolerante, pero es que cada vez que un italiano ve que le echamos aceite al agua de cocción casi le da un infarto. Al agua sólo se le echa sal y nunca antes de hervir, sino cuando comienzan las primeras burburjas, de esta forma se deshace en el agua y le da el toque que necesita.

3.- Añadimos la pasta cuando el agua hierve, de verdad

No vale, que veas cuatro burbujas. No, hay que dejar que hierva el agua a borbotones, es en ese momento cuando echamos la pasta.

4.- Conseguir la pasta “al dente”.

Es ese punto en el que la pasta está hecha, pero entera, nunca blanda ni pegajosa. Está cocida por fuera, pero ligeramente “durita” por dentro. Para conseguir este punto es mejor ir probando la pasta de vez en cuando, porque a cada uno nos gusta de una forma. Yo recomiendo que no dejes el tiempo exacto que viene en el paquete, sino que vayas probándola hasta que esté a tu gusto.

5.-Guarda un poquito de agua de la cocción para añadirla  a salsa.

No sabes el buen resultado que da. Si haces pesto y le echas una cucharada de agua de cocción el sabor se suaviza de una forma excepcional y se aligeran la salsa de la mejor forma. Además, de esta manera tan saludable (con el agua de cocción) te ahorras tener que añadir calorías.

6.- y… ¡No tapes la olla!

Mejor remove a menudo, ya que de esta forma ayudamos a que se haga la pasta por todas partes y si tapamos la cacerola hay un exceso de calor que hace que se acelere el proceso.

 

 

Comparte esto:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Paloma Almansa Méndez

Paloma Almansa Méndez

Soy Periodista y me encanta la gastronomía. Probar nuevos sabores y descubrir nuevos sitios es una delicia. Llevo trabajando en el mundo de la comunicación más de 15 años y este nuevo proyecto me mantiene muy ilusionada. Espero que supere a su creadora y traspase fronteras. ¡Gracias por leernos!

Comments

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *